Guía rápida para crear una empresa

Crear una empresa puede ser parte de un sueño, una evolución en la trayectoria laboral o un proyecto de futuro. En cualquiera de estos casos, la puesta en funcionamiento de la organización es precedida por diversos trabajos preparatorios y procesos administrativos que resultan ineludibles.

Estas labores previas son necesarias, por una parte, para diseñar una empresa sostenible. Por otra parte, resultan precisas para satisfacer las obligaciones ante la Administración Pública relativas a legalizarla y ponerla en marcha.

Gestiones básicas para crear una empresa

A continuación, se repasan las gestiones para la creación de una empresa que no pueden ser omitidas. Se trata de una pequeña guía muy oportuna, en especial, para quienes han optado por el emprendimiento.

La viabilidad de la idea del negocio

En primer lugar, hay que tener claro cómo convertir una idea en un proyecto sostenible. No basta, por ejemplo, con haber encontrado un nicho de mercado. Es un plan de negocio creíble lo que ha de garantizar el futuro de la iniciativa. Un análisis DAFO (sobre las debilidades, las amenazas, las fortalezas y las obligaciones de la organización) puede ser, en este aspecto, de gran ayuda. Asimismo, conviene conocer, para afinar las estrategias productivas y comerciales, cómo funciona la competencia.

La concreción de la sociedad

Resulta imprescindible decantarse por una forma jurídica para la empresa. Esta va a depender de diversos factores. El más relevante es el relativo a cuántos socios forman parte de ella. Pero existen otras variables que interactúan con el número de asociados y, en conjunto, influyen a la hora de decidirse por la forma idónea para esta persona jurídica. Hay que ponderar, entre otras, el capital a aportar, la fiscalidad, la entrada de nuevos socios y su control, etc. Es posible decantarse, por ejemplo, por sociedades anónimas, limitadas, laborales, cooperativas, etc.

Los gestiones para la creación de una empresa que son indispensables

Que una de estas sociedades mercantiles empiece a funcionar legalmente, implica cumplir, entre otros, con los siguientes requerimientos: estatutos, nombre empresarial, cuenta bancaria, CIF y registro, licencia de actividad, etc.

Más contribuciones de un gestor para emprendedores

Son fundamentales determinados trámites ante el RETA o, en relación con la plantilla, la Seguridad Social. Asimismo, es el momento oportuno para informarse acerca de financiación privada y subvenciones públicas.

La necesidad de recurrir a ayuda técnica

Por último, el proceso de fundar una empresa requiere, para ser afrontado con las mayores garantías, del concurso de profesionales cualificados. En este sentido, los gestores con experiencia en este campo, como los que prestan sus servicios en AG Gestoría, pueden hacer efectiva una útil contribución en lo relativo a la facilitación, la agilización y la optimización de los procedimientos que han de posibilitar que una de estas organizaciones pueda comenzar a funcionar de manera legal y solvente.

En definitiva, crear una empresa comprende la realización de distintas gestiones que, con apoyo técnico, resultan menos farragosas. Se trata de un estadio, el previo a su fundación, que requiere de conocimientos jurídicos y administrativos que puede proporcionar un gestor para emprendedores. ¡Entra en nuestra web para conocer nuestros servicios y, si necesitas ayuda, contacta con nosotros!